La mascota del blog

lunes, 29 de marzo de 2010

Historias no tan sagradas

Por Paulo Coelho
El Alquimista


La Biblia

Alrededor del libro de los libros unas reflexiones por un alquimista del nuevo milenio.

Eva paseaba por el jardín del Edén, cuando la serpiente le ofreció la manzana. Eva, muy bien instruida por Dios, la rechazó.
-Come de esta manzana –insistió la serpiente– pues necesitas estar más hermosa para tu hombre.
-No, no lo necesito. Él solo me tiene a mí: no hay ninguna otra mujer por aquí.
La serpiente se rió:
-Ya lo creo que hay una.
Y como Eva no creía en sus palabras, la serpiente la condujo hasta un pozo.
-Ella está dentro de esta caverna: Adán la escondió ahí.
Eva se asomó y vio, reflejada en el agua, una linda mujer. Y en el acto, sin titubear, comió la manzana que le ofrecía la serpiente.

Después del diluvio
Tras los cuarenta días del diluvio, Noé salió por fin del arca. Bajó lleno de esperanza, pero lo que encontró fue tan solo destrucción y muerte.
Noé se lamentó:
-Dios todopoderoso: si Tú conocías el futuro, ¿por qué tuviste que crear al hombre? ¿Acaso solo querías disfrutar castigándolo?
Un perfume triple subió hasta los cielos: el del incienso, el perfume de las lágrimas de Noé, y el aroma de sus acciones. Entonces Dios le respondió:
“Las oraciones de un hombre justo siempre son atendidas. Voy a decirte por qué hice esto: para que entendieses tu obra. Tú y tus descendientes estaréis siempre reconstruyendo un mundo que vino de la nada y de esta manera compartiremos el trabajo y las consecuencias. Ahora somos todos responsables.

En busca de la verdad
El demonio conversaba con sus amigos, cuando percibieron que un hombre se agachaba para recoger algo del suelo.
-Este encontró un pedazo de la Verdad –dijo el demonio.
Los amigos se quedaron preocupadísimos. Un pedazo de la Verdad podría salvar el alma de aquel hombre –y sería uno menos destinado al infierno. Pero el demonio continuaba imperturbable, contemplando el paisaje.
-No os preocupéis. ¿No imagináis lo que va a hacer con este pedazo? Como siempre, creará una nueva secta. Y conseguirá que más personas se alejen de la Verdad total.

En el camino hacia Damasco
Un peregrino iba por el camino que lleva a Damasco, cuando un hombre a caballo pasó junto a él casi atropellándolo. Asustado, se dio cuenta de que el caballero tenía una expresión malvada, y las manos llenas de sangre.
Unos minutos después, otro caballero se le aproximó a todo galope; el peregrino pudo reconocer a Pablo de Tarso, ciudadano romano, apóstol de un movimiento religioso llamado Cristianismo.
-¿Ha visto a un caballero pasando por aquí? –preguntó Pablo de Tarso–. Es un malhechor. Tengo que alcanzarlo.
-¿Para qué? ¿Para entregarlo a la justicia?
-No. Para mostrarle el camino.


Texto retirado de: La Revista

viernes, 26 de marzo de 2010

VIDA Y SEXO (26)

26. Al margen del sexo.
Sed, pues, severos para con vosotros e indulgentes para con los demás. Pensad en el que juzga sin apelación que ve los pensamientos secretos de cada corazón y que por consiguiente, excusa muy a menudo las faltas que vosotros vituperáis, o condena lo que excusáis, por que conoce el móvil de todos los actos y por que vosotros, que gritáis tan alto ¡anatema¡, quizás habéis cometido faltas más graves.
Item 16, del capitulo X, de el Evangelio Según el Espiritismo”.

Compañeros terrenales, frente a todos los problemas y complicaciones del sexo, absteneos de censurar o de condenar.
Todos nosotros (los Espíritus en perfeccionamiento) estamos emergiendo de un pasado milenario, en que las tramas del alma se entretejían en laberintos de la sombra, para que las bendiciones del aprendizaje se grabaran en el Espíritu. Aun así nos hallamos muy lejos de las metas a las que necesitamos llegar.

¡Si os parece que alguien cae bajo los engaños del sentimiento callaos y esperad! ¡si creéis que alguien cae en la delincuencia, por desvaríos del corazón, esperad y callad!...

Por encima de todo, compadezcámonos unos a otros, por cuanto ninguno de nosotros consigue conocerse exactamente, al punto de saber hoy cual será la experiencia que nos aguarde mañana.

Callad, vuestros posibles juicios, ante las culpas ajenas, por que ninguno de nosotros, por ahora, es capaz de medir la responsabilidad que le compete en las irreflexiones y desequilibrios de los otros.

Somos todos piezas integrantes una misma familia, operando en dos mundos simultáneamente, (encarnados y desencarnados, disputándose a sí mismos, la adquisición de recursos para su propia evolución).

No disponemos de recursos para juzgar las conciencias ajenas y cada uno de nosotros, ante la sabiduría divina, somos un caso particular, en cuestiones de amor, pidiendo comprensión.

Frente a esto, ¡muchos de nuestros errores ante el mundo son caminos ciertos para el bien, al paso que muchos de nuestros triunfos son ataduras hacia el mal, de las cuales nos liberaremos algún día!...

Bendecid y amad siempre.
Frente a cualquier desarmonía del mundo afectivo, sea la que sea y como sea, colocaos en pensamiento, en el lugar de los acusados analizando vuestras tendencias más intimas y, después verificad si estáis en condiciones de censurar a alguien, escuchad en el interior de la conciencia, el llamado inolvidable del cristo.

“Amaos unos a otros como yo os he amado”.

FIN

Pintura de: Carmen Mansilla, tomada del blog: Women Painting Women

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro VIDA Y SEXO.

miércoles, 24 de marzo de 2010

Paz en Nosotros

La paz en nosotros no resulta de circunstancias externas y sí de nuestra tranquilidad de conciencia en el deber cumplido y es preciso anotar que el deber cumplido es el fruto de la comprensión.

Comprender significa, en esencia, disculpar a las personas que nos rodean, en las oposiciones que nos hagan y olvidar las ocurrencias que se nos muestren adversas, a fin de que nos mantengamos fieles a la tarea que se nos indica.

No te turbe la censura o la crítica de los demás en el desempeño de las obligaciones que la vida te señala, porque si aceptas tus propios compromisos en el bien general, esos compromisos hablan con respecto a ti mismo y no a los que te observan, no siempre con lógica y seguridad.

En cualquier actividad edificante, conviene recordar que ideas y palabras, acciones y actitudes de los demás pertenecen a ellos y no a nosotros.

En el criterio de la reciprocidad, es justo recordar que no nos es lícito violentar a esa o aquélla persona con opiniones y medidas tendientes sofocarles la personalidad.

Las discusiones auxilian en muchos casos de asuntos oscuros o de compañeros mal informados, pero servir a los semejantes, donándoles, lo mejor de nosotros, es el argumento decisivo para aclarar los agentes de solución a cualquier problema.

Para colaborar en el interés del bien de todos, es imperioso olvidarnos en aquello que las inducciones al egoísmo nos impulsen a titubear, ante las obligaciones que la vida traza.

Aunque todos los elementos exteriores se te revelen contrarios a la acción que desenvuelves, es perfectamente posible guardar la propia serenidad, desde que sepas entender a personas y situaciones, dejándolas donde se coloquen y siguiendo hacia el frente con el trabajo que te compete.

La paz en nosotros - repitamos - nace de la comprensión en servicio es mantenida por la tolerancia para con los errores ajenos y hasta por la autoaceptación de nuestros propios errores, de modo que sepamos corregirlos sin tumulto y pérdida de tiempo.

En suma, mientras no sepamos perdonar, no seremos libres para someternos a la práctica del bien según las Leyes de Dios.

Pintura de: Laura Orchard, tomada del blog: Recogedor

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "CALMA".

domingo, 21 de marzo de 2010

Castañeda e a linhagem sagrada

Por Paulo Coelho
El Alquimista


Carlos Castañeda foi um filósofo que teve grande importância para minha geração; por razões que não me compete julgar, terminou os seus dias fazendo algumas coisas que sempre condenou, mas todos nós temos nossas contradições, e o que fica na história de um homem é o que ele procurou fazer de melhor. No caso de Castañeda, seus textos, alguns dos quais transcrevo (editados) abaixo, deixaram um legado que não pode ser esquecido.

O comportamento
Um homem deve ir à busca da sabedoria da mesma maneira que um soldado vai para a guerra: com medo, com respeito, e com total segurança. Deve agir como se soubesse onde está indo, embora na realidade não tenha a menor idéia do que irá encontrar; o que importa é que ele está percorrendo o caminho que escolheu.

Agindo e conhecendo
Um guerreiro sempre é um caçador. Ele calcula tudo, e age depois de refletir bem o que deve fazer. Ninguém o consegue obrigar a fazer coisas que não deseja. Ele vive porque age, e não porque pensa que age. Como sabe que está neste mundo apenas por um breve período de tempo, ele procura conhecer todas as maravilhas possíveis. Fala pouco, jamais se preocupa com o medo, e assume a responsabilidades de seus atos. A morte como companheira: um guerreiro-caçador sabe que cada decisão pode ser sua última.

A morte é sua companheira
A morte é sua companheira, sempre sentada do seu lado esquerdo, à distância de menos de um metro. Por isso, vai ao campo de batalha totalmente concentrado em sua vida, sabendo que a maior parte das pessoas está passando de uma ação para a outra sem pensar muito.

Os caminhos são iguais
Todos os caminhos são iguais, e levam a lugar nenhum. Portanto, o guerreiro escolhe um caminho que tenha vida própria, e a partir do momento em que começa a percorrê-lo, ele se alegra, se transforma no próprio caminho. Sua decisão de continuar adiante depende apenas da alegria, e não da sua ambição ou do seu medo. Portanto, sempre antes de agir, ele pergunta a si mesmo: "este caminho tem um coração?"

A opinião dos outros
Um guerreiro nunca gasta seu precioso tempo pensando na opinião dos outros. Conhece pessoas que acham importantes, e por causa disso também são gordas, arrogantes, e sem flexibilidade. Para um guerreiro, a arte do combate deve ser combinada com leveza, ausência de tensão e de ambição. Um guerreiro é gentil com os outros porque é gentil consigo mesmo.

A intenção
A intenção de um homem não é um pensamento, ou um objeto, ou um desejo -mas aquilo que o faz seguir adiante mesmo quando todo mundo diz que será derrotado, ou que o que escolheu não faz o menor sentido. Portanto, ter uma intenção clara ajuda o guerreiro a ser invulnerável.

A escolha do seu caminho
Nada neste mundo é dado de presente; as lições mais importantes são sempre aprendidas com muito esforço e dificuldade. Tendo isso em conta, o guerreiro-caçador jamais se desespera, se desgasta, ou perde seu tempo culpando os outros. Porque sabe que em cada gesto seu está a responsabilidade de suas escolhas.

Um guerreiro não pode reclamar ou arrepender-se
Sua vida é uma luta constante, e os desafios não são bons ou ruins - são apenas desafios.

Texto retirado de:

viernes, 19 de marzo de 2010

RESPUESTAS DE LA VIDA (38)

38 - SEÑAL DE PELIGRO
Habitúese a considerar el resentimiento como señal de peligro que se debe claramente evitar.

Si la razón para la queja es algún problema doméstico, anote en silencio la manera por la cual usted puede cooperar, en la armonía del grupo familiar y auxilie para que el punto neurálgico sea extinto en el valor que esa misma persona tiene para los demás y olvide cualquier motivo de resentimiento que le haya llegado al corazón.

En los desajustes de opinión o comportamiento, admita en los demás la misma libertad de pensar que la vida implantó en su mente.

Lo que muchas veces tomamos por indiferencia o desconsideración de aquellos que nos rodean, es cansancio o enfermedades de ellos y no hostilidad hacia nosotros.

Fracasos, de cualquier manera, son siempre convites a que partamos para nuevas y mejores tareas, compeliéndonos a salir de la inseguridad.

Dedicaciones incomprendidas son cursos de perfeccionamiento íntimo en que podemos aprender a amar sin el culto del egoísmo en el cual "ser amados" acostumbra ser nuestra preocupación.

Perdone cualesquier golpe con que la vida le esté suministrando lecciones de experiencia, y recuerde que usted está en el río de bendiciones en que Dios situó la bendición de su vida.

El trabajo, especialmente cuando se exprese por servicio a los demás, es el preservativo que nunca falla contra cualquier peligro en el campo del espíritu.

Resentimiento es siempre inducción a la enfermedad y desequilibrio; ante problemas y obstáculos con que seamos enfrentados, en los caminos del tiempo, recurramos a la oración y la oración nos renovará por dentro, transfigurando la sombra en presencia de luz.

Dibujo de:
Wesley Burt,
tomada del blog

Por el espíritu de: Andre Luiz

Texto retirado del libro: Respuestas de la Vida
Gracias por visitar Conspicuo y Perspicuo.
Buenos días nos dé Dios.
Si tienes tiempo visita Colofón.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Prevenciones Negativas

Mantengamos la idea clara y positiva del bien para que la prevención negativa no nos perturbe.

No mentalices sufrimientos susceptibles de surgir mañana, porque tal vez jamás acontezcan.

* Enfermedad en casa o en ti mismo? La aflicción no sustituirá providencia o tratamiento que exigen serenidad para el debido éxito.

* Pruebas de familiares y amigos? Lamentación no hará lo que la fortaleza de ánimo y el coraje podrán realizar en favor de ellos con tu palabra iluminada de confianza y comprensión.

* Parientes difíciles? Quejas y reproches no tomarán el lugar de la bondad y de la aceptación con que se te hará posible auxiliarlos y mejorarles la vida.

* Amigos que se alejan? La reprobación no traerá a ninguno de vuelta y, si realmente están ellos en tu estima, es justo reconocer que necesitan mucho más de bendición que de reprobación.

* Accidentes reclamando socorro? El desespero no te será útil, pero el espíritu de iniciativa y de apoyo fraternal conseguirá el concurso providencial de tu presencia.

* Rumor? Usa tu archivo de silencio.

* Acusaciones contra alguien? Ha llegado un gran momento para el ejercicio de la caridad.

En cualquier crisis de lo cotidiano, recordemos que la Creación de Dios está iluminada por la eficiencia, pero sin ninguna señal de prisa.

Pintura de: Sharon Sprung, tomada del blog: Women Painting Women

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "CALMA".


lunes, 15 de marzo de 2010

Por los cuatro costados

Por Paulo Coelho
El Alquimista

La verdad


“Hace más de dos mil años, un hombre fue condenado a muerte en nombre de los valores de su tiempo, pero nos dejó la gran definición de la Verdad”.

El sentido de la verdad
Como ya escribí aquí en cierta ocasión, la verdad tiene siempre muchas caras, y justamente en su nombre, la humanidad cometió algunos de sus peores crímenes. Civilizaciones enteras fueron destruidas, y los que buscaban un camino alternativo eran marginados. Hace más de dos mil años, un hombre fue condenado a muerte en nombre de los valores de su tiempo, pero nos dejó la gran definición de la Verdad.

Ésta no es lo que nos aporta certezas, ni profundidad, ni lo que nos hace sentirnos superiores a los demás. No es lo que nos mantiene en la prisión de los prejuicios. “Conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres”, dijo Jesús. De eso se trata.

El presidente del tribunal
Leí la siguiente noticia en el periódico español La Vanguardia:
El presidente del tribunal, Josep María Pijuan, debía averiguar cuál de las versiones de violación dadas por la víctima, la niña J., de once años, era la más próxima a la realidad. Los abogados que presenciaban el interrogatorio no creían que ella consiguiese superar las contradicciones que presentaban sus declaraciones.

En un momento dado, el juez le hizo una pregunta de cariz casi filosófico:

-¿Cuál es la verdad: lo que imaginas, o lo que te pidieron que contases?
-La verdad es el daño que me hicieron.

El abogado Jufresa, jurista de reconocido prestigio, afirmó que ésta había sido una de la definiciones más brillantes que había escuchado en toda su carrera.

La verdad y los demás
-Cuando mires a tus compañeros, intenta verte a ti mismo en ellos-, dijo el maestro japonés Okakura Kakuso.
-¿Pero esto no es egoísmo?
-Nosotros vemos la maldad en los otros, porque conocemos la maldad a través de nuestro comportamiento. Nunca perdonamos a los que nos hieren, porque pensamos que nunca seremos perdonados. Le decimos al prójimo la dolorosa verdad, porque queremos esconderla de nosotros mismos. Nos refugiamos en el orgullo, para que nadie pueda ver nuestra fragilidad.

Por eso, siempre que estés juzgando a tu hermano, debes tener conciencia de que eres tú quien está ante el tribunal.

Dónde está la verdad
-Algunos discípulos me preguntan constantemente por el paradero de la verdad –dijo Maal-El-. Entonces, un día decidí apuntar hacia una dirección cualquiera, intentando mostrar que lo importante es recorrer un camino, y no quedarse pensando sobre él.

Pero en lugar de mirar en la dirección que yo apuntaba, el hombre que me hizo la pregunta se puso a examinar mi dedo, intentando descubrir dónde se escondía la verdad.

A la hora de buscar un maestro, las personas deberían esperar vivencias que les permitieran evitar determinados obstáculos. Pero, desgraciadamente, la realidad es bien diferente: quieren usar la ley del menor esfuerzo, intentando encontrar respuestas para todo.

Texto retirado de: La Revista

jueves, 11 de marzo de 2010

Seguridad íntima

Ante los impactos emocionales de lo cotidiano, estimarías construir la seguridad íntima, a fin de que la seguridad se te haga constantemente una ciudadela defensiva y puedas, indiscutiblemente, construir semejante refugio.

Inicia la edificación de tu propia paz, observando que todos necesitamos pensar por nosotros mismos, aún sabiendo que somos influenciables por las ideas ajenas.

Aceptándonos en la condición de parcelas de la inmensa familia humana, verificaremos que nuestras dificultades no son mayores que las de los demás.

Integrando la comunidad terrestre, susceptible de adoptar numerosos engaños en razón del aprendizaje en que nos encontramos, somos impelidos a entender que no estamos exentos de cometer determinados errores y que eso es comprensible, a la manera de la señal roja, en el tránsito común, convidándonos a parar, de modo de poder seguir adelante, en un espacio inmune de riesgos.

Alertados por el impositivo de atender al camino que nos sea propio, aprenderemos que el camino de los seres más queridos, puede ser muy diferente del nuestro.

Admitiendo a cada criatura como transeúnte o viajero en el carro de la propia existencia, sabremos celar por nuestras directrices, sin interferir en la conducción del prójimo.

Compartiendo la realidad de todos, nos será fácil reconocer que, los contratiempos que nos ocurran, tal vez igualmente acontezcan en la marcha de los seres que amamos, compitiéndonos auxiliarlos tanto como deseamos ser auxiliados en la solución de nuestros problemas.

La convicción de que todos nos hallamos en el camino, buscando realizaciones más o menos idénticas entre sí, bajo riesgos análogos, nos podará cualquier impresión de privilegio, delante de los compañeros de la Humanidad, con los cuales precisamos estar en paz, en la garantía de nuestra propia seguridad.

Reflexiona en eso y concluirás que ese o aquel viajero en el mundo tiene necesidad de proteger su vehículo, de manera a no suscitar desastres que amenacen a los demás y a sí mismo.

La serenidad habitará con nosotros, en la Tierra, cuando comprendamos ahí que toda criatura hermana tiene su propio cuerpo, con sus sueños, compromisos, realizaciones e iniciativas a que se asocie, lo que nos apartará de los juicios precipitados y de las condenaciones indebidas, para que estemos en plena vivencia de la regla de oro, cuya práctica es el corazón de la felicidad a fin de que estemos en la felicidad del corazón.

Pintura de: Andrea Piccardo, tomada del blog La Caja Mágica

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "CALMA".
Blog Widget by LinkWithin