La mascota del blog

domingo, 25 de agosto de 2013

Las cadenas y la internet: Consejos desde la web

Por Paulo Coelho 

El Alquimista

“Cuando alguien empiece a agredirte verbalmente, no lo interrumpas. Verás que la agresión se vacía por sí misma”.
Prácticamente todos los días encuentro en mi buzón de correo electrónico varios textos encontrados en internet. ¡Hay uno –sobre una combinación– que diferentes lectores ya me han enviado más de cuarenta veces! De “cadenas”, entonces, ni hablamos... Pero esta semana me ha llegado esta de aquí, y la he encontrado interesante. Tal y como se pide en la última línea, la hago llegar a otras personas:

Vida: modo de usar

1. Cuando decidas dar algo, hazlo con alegría.
2. Memoriza tu poema favorito.
3. No creas en todo lo que te dicen. No dejes de creer en todo lo que te digan que es mentira.
4. Cuando digas “te quiero”, demuéstralo con algún gesto.
5. Cuando digas “lo siento”, mira al otro directamente a los ojos.
6. Cree en el amor a primera vista.
7. Cree en la antipatía a primera vista.
8. No intentes hundir al otro: van los dos en el mismo barco.
9. Vive apasionadamente, con todas las heridas que eso conlleva. Vale la pena.
10. Habla despacio. Y piensa rápido.
11. No juzgues a una persona por sus familiares.
12. Si te preguntan algo indiscreto, sonríe y di: “¿por qué quieres saberlo?” Lo normal es que no insistan.
13. Recuerda que el gran amor y las grandes conquistas requieren grandes riesgos.
14. Llama por teléfono a tu madre y dile cuánto la quieres.
15. Cuando te equivoques, no olvides la lección. Y corrige lo que te sea posible.
16. Recuerda siempre tres cosas: el respeto por ti mismo, por los otros, y por sus actos.
17. No dejes que pequeñas discusiones acaben con grandes amistades.
18. Cuando descuelgues el teléfono, sonríe al decir “dígame”. El que está al otro lado de la línea lo va a notar.
19. Cásate con alguien a quien le guste conversar.
20. Nunca te olvides de que en la vejez podemos perder muchas cosas, pero la capacidad de comunicación permanece intacta.
21. Quédate solo de vez en cuando. Pero solamente de vez en cuando.
22. Lee más, ve menos televisión: así resulta más fácil transmitir a tus hijos lo que has aprendido.
23. Entiende que el silencio puede ser una respuesta.
24. Reza. El poder de la oración es infinito.
25. Lee en las entrelíneas.
26. Vive una vida tal, que te permita mirar hacia atrás y sonreír.
27. En discusiones con personas queridas, concéntrate en el presente, y no reabras las viejas heridas del pasado.
28. Cuando viajes, busca un lugar donde nadie más del grupo haya ido. Ese será tu lugar.
29. Puedes tener cualquier cosa. Pero no puedes tenerlo todo.
30. Recuerda que tu carácter es un espejo de tu destino.
31. Aprovecha la suerte, cuando esta te favorezca.
32. Si te ves obligado a disparar la flecha de la verdad, antes moja la punta en miel.
33. Pide ayuda. Y aprende a reconocerla.
34. Conoce todas las reglas, e incumple algunas, en cuanto te sea posible.
35. Escoge a tus amigos. Y escoge a tus enemigos: no le des a cualquiera la honra de enfrentarte.
36. Cuando alguien empiece a agredirte verbalmente, no lo interrumpas. Verás que la agresión se vacía por sí misma.
El resto ya se sabe: “esta cadena dio la vuelta al mundo veinte veces, el coronel tal no la reenvió y perdió su empleo. Haz veinte copias y repártelas, que la suerte llegará en cuatro días”.
Texto retirado de: La Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin