La mascota del blog

martes, 30 de abril de 2013

La primera piedra


Hay, si, muchos compañeros errados. Nadie lo niega. Ese, que gozaba de tu confianza, te defraudo, a la manera de un tronco pesado, sobre la plantación, aun frágil, de tu fe. El otro, que te parecía invulnerable en audacia, se acobardó y huyo. Conociste a los que predicaban generosidad, agarrándose a la avaricia, y notaste a los que hablaban de virtud, caer en el vicio.
Situabas la fuente del consuelo en varios amigos, que acabaron en la desesperación y recogías orientaciones de otros tantos, que se hundieron en la corriente de las sombras, como barcos a la deriva. En muchos casos, trocaste entusiasmo por desaliento y admiración por repugnancia.
Ante semejantes problemas, es natural que te sientas entre la amargura y la rebeldía. No en tanto, entra en el santuario de ti mismo procurando comprender nuestra obligación de auxiliar y servir, y reflexiona en las exigencias de la evolución.
Colócate en el lugar de la criatura en dificultad y enumera cuantas veces has sido providencialmente auxiliado, para no caer en la tentación.
Medita en las horas en que los pensamientos infelices te dominan el alma; en los momentos en que tropiezas y caes; en las ocasiones en las que te engañas y sufres; en los instantes en los que lastimas las faltas que no desearías cometer; y si te sientes lejos de la posibilidad de errar e integralmente libre de toda culpa, podrás, entonces, oír de nuevo, la lección de Jesús y tirar la primera piedra.
Dictado por el espíritu: Emmanuel
Extraído del libro "Canales de la Vida
"

Pintura de: Galina Anisimova
Tomada del blog TODO POR EL ARTE
Texto retirado de: Luz Espiritual

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin