La mascota del blog

domingo, 30 de marzo de 2014

En todo momento: Estatutos de vida

Por Paulo Coelho 

El Alquimista

“Todo ser humano tiene una leyenda personal que cumplir, y esta es su razón de estar en este mundo. La leyenda personal se manifiesta por medio del entusiasmo que se pone en la tarea”.
1. Todos los hombres son diferentes. Y deben hacer lo posible por continuar siéndolo.
2. A todo ser humano le fueron concedidas dos maneras de proceder: la acción y la contemplación. Ambas llevan al mismo lugar.
3. A todo ser humano le fueron concedidas dos cualidades: el poder y el don. El poder dirige al hombre al encuentro con su destino; el don lo obliga a compartir con los otros lo mejor de sí mismo.
4. A todo ser humano le fue dada una virtud: la capacidad de escoger. Aquel que no utiliza esa virtud la transforma en una maldición y otros escogerán por él.
5. Todo ser humano tiene derecho a dos bendiciones, a saber: la bendición de acertar y la bendición de equivocarse. En el segundo caso, siempre existe un aprendizaje que lo guiará hacia el buen camino.
6. Todo ser humano tiene un perfil sexual propio, y debe vivirlo sin culpa siempre que no obligue a otros a seguirlo.
7. Todo ser humano tiene una leyenda personal que cumplir, y esta es su razón de estar en este mundo. La leyenda personal se manifiesta por medio del entusiasmo que se pone en la tarea.
Párrafo único: se puede abandonar durante cierto tiempo la leyenda personal siempre que esta no se olvide, y se vuelva a ella en cuanto sea posible.
8. Todo hombre tiene su lado femenino y toda mujer tiene su lado masculino. Es necesario usar la disciplina con intuición y usar la intuición con objetividad.
9. Todo ser humano necesita conocer dos lenguajes: el lenguaje de la sociedad y el lenguaje de las señales. Uno sirve para la comunicación con los otros. El otro sirve para entender los mensajes de Dios.
10. Todo ser humano tiene derecho a buscar la alegría, y se entiende por alegría algo que lo hace feliz, no necesariamente aquello que hace felices a los demás.
11. Todo ser humano debe mantener viva dentro de sí la sagrada llama de la locura. Y debe comportarse como una persona normal.
12. Son consideradas faltas graves apenas las siguientes: no respetar el derecho del prójimo, dejarse paralizar por el miedo, sentirse culpable, creer que uno no se merece lo bueno ni lo malo que le ocurre en la vida, y ser cobarde.
Párrafo 1: amaremos a nuestros enemigos, pero no estableceremos alianzas con ellos. Fueron puestos en nuestro camino para probar nuestra espada, y merecen el respeto de nuestra lucha.
Párrafo 2: escogeremos a nuestros enemigos.
13. Todas las religiones llevan al mismo Dios, y todas merecen el mismo respeto.
Párrafo único: un hombre que escoge una religión también está escogiendo una manera colectiva de adorar y compartir los misterios. Sin embargo, él es el único responsable de sus actos en el camino, y no tiene derecho a delegar en la religión la responsabilidad de sus decisiones.
14. Queda decretado el fin del muro que separa lo sagrado de lo profano: a partir de ahora todo es sagrado.
15. Todo lo que se hace en el presente afecta al futuro como consecuencia, y al pasado como redención.
16. Se revocan las disposiciones que entren en contradicción con las anteriores.

Texto retirado de: La Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin