La mascota del blog

domingo, 29 de marzo de 2015

El cielo y la tierra: Paz y eternidad

Por Paulo Coelho 

El Alquimista

“Así como la mano tiene el poder de esconder el sol, la mediocridad tiene el poder de esconder la luz interior. No culpes a los otros por tu propia incompetencia”.

La Constitución más pequeña del mundo

Un grupo de sabios judíos se reunió para intentar crear la menor Constitución del mundo. Si alguno de ellos era capaz de definir, en el espacio de tiempo que necesita un hombre para mantenerse en equilibrio con un solo pie, las leyes que deben regir el comportamiento humano sería considerado el más sabio de todos los eruditos.
Dios castiga a los criminales, dijo uno.
Los otros argumentaron que esto no era una ley, sino una amenaza, y la frase no fue aceptada.
Dios es amor, comentó otro.
Nuevamente los sabios no aceptaron la frase, diciendo que no aclaraba bien los deberes de la humanidad.
En aquel momento se aproximó el rabino Hillel y, sosteniéndose en un solo pie, dijo:
No hagas a tu prójimo lo que detestarías que te hicieran a ti. Esta es la ley. Todo el resto es comentario jurídico.
Y el rabino Hillel fue considerado el mayor sabio de su tiempo.

Tapando el sol con la mano

Un discípulo fue en busca del rabino Nahman, de Braslaw:
No continuaré mis estudios de los textos sagrados, dijo. Vivo en una pequeña casa con mis padres y hermanos y nunca encuentro las condiciones ideales para concentrarme en lo que es importante.
Nahman señaló al sol y pidió a su discípulo que pusiera la mano frente a su cara, de manera que quedara oculto. Y así lo hizo este.
Tu mano es pequeña y, sin embargo, consiguió cubrir totalmente la fuerza, la luz y la majestad del inmenso sol. De la misma manera, los pequeños problemas consiguen darte la disculpa necesaria para no seguir adelante en tu búsqueda espiritual.
Así como la mano tiene el poder de esconder el sol, la mediocridad tiene el poder de esconder la luz interior. No culpes a los otros por tu propia incompetencia.

Parece muy obvio

Preguntaron al rabino Ben Zoma:
¿Quién es sabio?
Aquel que encuentra siempre algo que aprender de los otros, dijo el rabino.
¿Quién es fuerte?
El hombre que es capaz de dominarse a sí mismo.
¿Quién es rico?
El que conoce el tesoro que tiene: sus días y sus horas de vida, que pueden modificar todo lo que sucede a su alrededor.
¿Quién merece respeto?
Quien se respeta a sí mismo y a su prójimo.
Todo esto son cosas obvias, comentó uno de los presentes.
Por eso son tan difíciles de ser observadas, concluyó el rabino.

Sobre el despertar

El rabino Jacob acostumbraba a decir:
“Es mejor un único momento de comprensión en este mundo que toda la eternidad en el mundo que vendrá.
Es mejor un único momento de paz interior en este mundo que toda la eternidad en paz.
¿Por qué? Porque un simple momento de comprensión en este mundo trae en sí a la propia eternidad. Y la paz que encontraremos en el mundo que vendrá está presente en cada minuto de paz de esta vida”. (O)
Crédito de foto: @paulocoelho
Texto retirado de: La Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin