La mascota del blog

martes, 3 de mayo de 2016

¿Por qué meditamos?: Captando la realidad (II)

Por Paulo Coelho  

El Alquimista

Por mayores que parezcan nuestros problemas, por más agotadora que sea nuestra vida, estos quince minutos diarios introducirán una gran diferencia”.

La semana pasada analizaba los comentarios de LeShan comparando la meditación con la gimnasia, explicando que aunque parezca absurdo levantar pesos, en verdad el objetivo no está en el peso en sí, sino en el bienestar que sentimos después. En el caso de la meditación, el objetivo tampoco está en quedarse inmóvil, atento a la forma de respirar, sino en adquirir una nueva percepción de la realidad.
¿Será realmente importante esta nueva percepción?
LeShan concuerda en que es un problema realmente complejo. Por un lado podemos operar de forma muy eficiente en este mundo, tal como lo conocemos; por otro, sabemos que un considerable número de personas dignas de confianza, como Gandhi, Teresa de Ávila o Buda, procuraba percibir esa realidad de manera distinta, y eso fue lo que los impulsó a dar pasos gigantescos, a cambiar el destino de la humanidad.
Así como en la gimnasia un buen profesor siempre tiene ejercicios diferentes para cada tipo de alumno, tampoco existe una técnica única para meditar, y cualquier persona que se interese por el tema debe descubrir su propia manera de hacerlo. Sin embargo, existen algunos pasos elementales presentes en casi todas las religiones y culturas que usan la meditación como forma de encontrar la paz interior y que describiré a continuación (siempre tomando como base el interesantísimo libro de LeShan, El arte de meditar):
Lo primero es tener conciencia de la propia respiración. Contar el número de veces que inspiramos y expiramos cada dos minutos nos ayuda a concentrar nuestra atención en algo que hacemos automáticamente y de esta manera nos aleja de lo cotidiano. A primera vista esto parece muy simple, pero no podemos dejarnos engañar por esta simplicidad: quien decida practicar este ejercicio se dará cuenta de que requiere un esfuerzo considerable y una gran dosis de paciencia. No obstante, a medida que hacemos eso (y podemos practicar esa respiración consciente en cualquier lugar, sea antes de dormir, sea en un transporte público yendo hacia el trabajo) vamos entrando en contacto con una parte desconocida de nosotros mismos, y nos sentimos mejor.
Elegir el lugar: la próxima etapa será tratar de dedicar diez o quince minutos diarios a sentarnos en un lugar tranquilo y repetir esta respiración consciente, procurando mantenernos inmóviles (a ejemplo de los monjes zen, como ya relatamos aquí). Los pensamientos surgirán aun contra nuestra voluntad y en ese momento es bueno recordar la frase de santa Teresa de Ávila referida a nuestra mente: “Un caballo salvaje va a cualquier lugar excepto a donde deseamos llevarlo”.
Silenciar sin violencia: Finalmente, con el paso del tiempo –es bueno saber que esto requiere un mínimo de dos o tres meses de ejercicio– la mente ya se vacía de manera natural, trayendo una gran serenidad a nuestro vivir cotidiano. Por mayores que parezcan nuestros problemas, por más agotadora que sea nuestra vida, estos quince minutos diarios introducirán una gran diferencia y nos ayudarán a superar –generalmente de manera inconsciente– las dificultades que enfrentamos. (O)

Crédito de foto: @paulocoelho
Texto retirado de: La Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin