La mascota del blog

miércoles, 21 de abril de 2010

Relación

Si dificultades y pruebas te visitan, en tu relación con el prójimo, no te permitas recalentar amarguras en el corazón.

Deja que la confianza en la Sabiduría Divina te disipe cualquier sombra del pensamiento, recordando el Sol que deshace nubes diariamente para vitalizar y revitalizar los procesos de la vida.

Para eso, es imperioso que la comprensión te presida los impulsos. Y la comprensión te hará saber que los demás son criaturas autónomas, gravitando siempre en dirección de objetivos diferentes de los tuyos.

La certeza de eso te librará de la soledad negativa, capaz de inducirte a desánimo y desespero.

La verdad nos enseña que nadie realiza el bien ni camina hacia el bien, sin los demás le sustenten la existencia, en las sendas a recorrer.

Los demás serán nuestros cooperadores, intérpretes, asociados y compañeros, mientras eso se les haga posible, ocurriendo lo mismo con nosotros, en relación a ellos.

En vista de eso, ama a los amigos sin perderlos.

Ese habrá sido el sustentáculo de tus esperanzas, por mucho tiempo; entretanto, es posible que surja un día en que no consiga permanecer enteramente a tu lado, en base de nuevas tareas que le despuntan en la senda.

Otro te entendía los propósitos, hasta ayer; no obstante, experiencias que se le hicieron necesarias, le alteraron provisionalmente los razonamientos.

Acéptalos como se muestran, continúa actuando en el ejercicio del bien y sigue adelante en la construcción de la vida mejor en ti mismo.

Nadie aprende algo de bueno ni se mejora sin los demás, pero ninguno puede depender totalmente de los demás en las realizaciones que demande.

En los momentos de cambio y renovación hacia aquellos a quienes más amas, aleja de ti idea de separación y no te lastimes.

Prosigue trabajando, porque, por los Designios de la Vida Superior, otros irán a tu encuentro para la ejecución de las tareas que el mundo te confirió y los que se alejan de ti volverán después, con más fuerza de amor, a fin de auxiliarte o ser auxiliados.

La verdad no se deteriora.

Solamente pierde los seres queridos aquél que posesivamente los procura, cuando se hacen distantes, porque quien ama, ama siempre, y de tal modo que, aún cuando los corazones amados se distancian, el corazón que ama prosigue amándolos y bendiciéndolos, sabiendo conscientemente que, por las fuerzas del espíritu, jamás se alejará de ellos.

Pintura de: Azucena Rebon, tomada del blog Azucena Rebon

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "CALMA".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin