La mascota del blog

miércoles, 5 de mayo de 2010

Disensiones Domésticas

De pequeña disensión doméstica puede nacer extenso caudal de riñas y aflicciones.

Aprender a oír sin contradecir, para aclarar cualquier punto oscuro en el momento adecuado, es señal evidente de comprensión y sabiduría.

Auxilia al niño, no sólo a sonreír, sino también a educarse.

Respetar a los parientes del corazón, que se nos ligan en las experiencias terrestres, es un valioso preservativo contra desajustes positivamente innecesarios.

Evita criticar esa o aquella menudencia poco agradable en el ambiente casero, cooperando en silencio para que las fallas desaparezcan.

Nada censures, colaborando para que los problemas sean resueltos sin alteraciones y reproches.

Silenciar sobre cuestiones neurálgicas en familia impide la explosión de conversaciones ofensivas o inútiles.

No revivas los malentendidos de ayer o de cualquier fase del pasado, para que faltas y errores en el hogar sean realmente olvidados.

Aprendamos a no gritar y sí a conversar.

No te olvides: la unión comienza en la casa, pero la calma general comienza en ti mismo.


Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "CALMA".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin