La mascota del blog

viernes, 17 de septiembre de 2010

LA GRAN ESCUELA

9- LA GRAN ESCUELA

De puertas abiertas a la gloria de la enseñanza, la Tierra es en realidad, dentro de las filas de la actividad carnal, una universidad sublime que funciona en varios cursos y disciplinas con aproximadamente dos mil millones(1) de alumnos matriculados en las diferentes razas y naciones.


Más de veinte mil millones de almas conscientes, liberadas de los lazos corporales, rodean el domicilio terrestre y permanecen en otras fajas evolutivas, sin tener en cuenta los miles de millones de inteligencias sub-humanas que son aprovechadas en los múltiples servicios del progreso planetario.


Para la mayoría de esas criaturas, necesitadas de nueva y más amplia experiencia, la reencarnación no es solamente una imposición natural sino también un premio, porque constituye la oportunidad de aprender.


Es así que, bajo la ilustrada supervisión de las Inteligencias Divinas, cada pueblo, ya sea que se lo considere en el pasado o en el presente, constituye una sección preparatoria de la Humanidad en relación con el porvenir.


Antiguamente aprendíamos la ciencia en Egipto, la espiritualidad en la India,  el comercio en Fenicia, la revelación divina en Jerusalén, el derecho en Roma y la filosofía en Grecia. Hoy adquirimos la educación en Inglaterra, el arte en Italia, la paciencia en China, la técnica industrial en Alemania, el respeto a la libertad en Suiza y la renovación espiritual en las Américas.


Cada nación posee una tarea específica que cumplir como contribución al mejoramiento del mundo, y aun cuando los bloques raciales desvariados, se lanzan a la guerra, están impulsados por el deseo de conseguir nuevos valores para su propio engrandecimiento.


En los círculos del Planeta vemos a las más primitivas comunidades encaminarse hacia las grandes adquisiciones culturales.


Si bien es cierto que la civilización refinada de hoy caracterizada por los más altos niveles de la inteligencia, vuela por el mundo y lo circunda en pocas horas, no debemos olvidar que poseemos millones de hermanos que están infinitamente distantes del mundo moral, y que diferenciándose poco o nada de los irracionales, no han logrado todavía consolidar la más mínima noción de responsabilidad.


Los enanos dokos de Abisinia, desnudos y profiriendo gritos extraños a manera de lenguaje, se asemejan mucho a los monos.


Nuestros hermanos negros de Kytches pasan los días tendidos en el suelo, a la espera de ratones con los que puedan mitigar su hambre.


Entre gran parte de los africanos orientales no existen los lazos morales entre padres e hijos.


Los latucas, en el interior del África, no conocen los sentimientos de compasión o de obligación.


Descendientes de los primitivos habitantes de las Filipinas deambulan por las montañas como animales salvajes.


Y no lejos de nosotros, los botocudos, entregados a la caza y la pesca son terribles ejemplares de brutalidad y ferocidad.


En el inmenso colegio hay múltiples y urgentes tareas para todos los que aprenden que la vida es movimiento, progreso, ascensión.


Tanto en la fe religiosa como en la administración de los patrimonios públicos, en el arte como en la industria, en el campo de la instrucción como en el de las ciencias agrícolas, la individualidad encuentra vastísimas posibilidades de acción y amplios recursos para expresarse.


El trabajo es la escalera divina de acceso a los laureles inmarcesibles del espíritu.


Nadie precisa pedir traslado a Júpiter o a Saturno para colaborar en la creación de nuevos cielos. La Tierra que es a la vez nuestra casa y nuestro taller en medio del paisaje cósmico, nos espera para que la convirtamos en glorioso paraíso.


(1) 1952 (Nota de la traductora).

Pintura de: Katelyn Alain, tomada del blog Katelyn Alain Painting News Blog

Por el espíritu: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "DERROTERO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin