La mascota del blog

martes, 14 de abril de 2009

La distancia entre los raíles.


En cierta ocasión, mientras esperaba a mi editora polaca en una estación de tren, sin nada más que hacer en absoluto, me puse a elucubrar cuál sería la distancia que había entre los raíles. Finalmente decidí preguntarle a un trabajador de la estación:

– Están a 143,5 centímetros.
La respuesta me pareció extrañísima y absurda. Lo lógico habrían sido 150 centímetros, o algún otro número redondo, claro, fácil de recordar por los constructores y los empleados.
– ¿Y eso por qué? – le insistí al trabajador.
– Porque eso es lo que hay entre las ruedas de los vagones.
– Pero las ruedas de los vagones se separan así por la distancia que hay entre los raíles, ¿no le parece?
– Mire: las cosas son así, y punto.

Entonces no lo sabía, pero aquella situación originaría en parte uno de mis libros (El Zahir); ¿hasta qué punto las cosas son de cierta manera porque sí? En el caso concreto de las vías, resolví buscar una respuesta, sin grandes esperanzas de dar con ella. Para mi sorpresa, me topé con más de dos mil páginas dedicadas al asunto. Una de las explicaciones más interesantes –y más simbólicas– es la siguiente:

Al principio, cuando construyeron los primeros vagones de tren, usaron las mismas herramientas que se empleaban para la construcción de carruajes. 

¿Y por qué los carruajes tenían esa distancia entre las ruedas? Porque las antiguas carreteras se realizaron con esta medida.

Ahora bien, ¿quién decidió que las carreteras debían tener esta anchura? La respuesta nos remonta a un pasado distante: los romanos, grandes constructores de carreteras, fueron quienes lo decidieron.

¿Y cuál fue la razón? Dos caballos tiraban de los carros de guerra de la época – y al poner lado a lado dos animales de la raza más extendida en ese tiempo, ocupaban 143,5 cm. 

De esta manera, vemos que el ancho de vía usado por modernísimos trenes de alta velocidad fue determinado por los romanos. Cuando los emigrantes fueron a los Estados Unidos para construir el ferrocarril, no se preguntaron si sería mejor modificar la anchura, y siguieron el mismo modelo. Esto llegó a afectar incluso a la construcción de transbordadores espaciales: los ingenieros norteamericanos consideraban que los tanques de combustible debían ser más anchos, pero se fabricaban en Utah, y debían ser transportados por tren hasta el Centro Espacial de Florida, a través de túneles que no permitirían el paso de nada diferente. 
Conclusión: tuvieron que resignarse a lo que los romanos habían elegido como medida ideal.

Descubrí también que, para complicar aún más la vida de todo el mundo, hay países vecinos que usan anchos de vía diferentes, de manera que un tren tiene que parar en la frontera y pasarle todo su cargamento a otro (aunque Francia tiene establecido un ancho de 1,43 m, la distancia entre raíles en España es de 1,67 m). 

Mi abuelo, que era ingeniero del Ferrocarril Central de Brasil, contaba que en Brasil ocurría lo mismo. Fui a comprobarlo en la Internet, y vi que tenía razón: tenemos cuatro anchos diferentes: el francés, el español, 25.000 kilómetros con un metro de ancho (esto sí que no logré comprenderlo) y unos pocos kilómetros con 0,76 centímetros entre los raíles.

¿Y todo esto qué tiene que ver con la vida? Pues todo. En un momento dado de la historia, alguien apareció y dijo: debéis comportaros de esta manera. No importa si eso sucedió en un pasado remoto: sabemos que los romanos decidieron el tamaño de las carreteras y nadie decidió cambiar las cosas en todo este tiempo. De la misma manera, muchas cosas en nuestras vidas tienen que cambiar, pero no encontramos el valor necesario.

Mientras no lo encontremos, tendremos que seguir sonriendo en las fotos, jurando amor eterno, pensando que la universidad es la meta de todo el mundo, cambiando de moda con cada estación, y teniendo esta increíble dificultad para que el tren de nuestra vida transite por lugares donde la medida de los valores es otra. 
 http://www.eluniverso.com/2009/04/12/1/1380/6EFEB0BA9CEF498B85DBFD033F715F80.html 

4 comentarios:

  1. ME ENCANTÓ! Increible! ahora no solo se mas! sino que me siento comprendida dentro de la incomprensión de muchos!!!!!
    ABRAZO
    ROXANA UN GUSTAZO!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin