La mascota del blog

lunes, 22 de junio de 2009

Soluciones creativas

El Alquimista

Un ciego mendigaba en el camino que lleva a La Meca, cuando se le acercó un piadoso musulmán y le preguntó si la gente le daba limosna generosamente, como manda el Corán. El hombre le enseñó el recipiente, casi vacío. 

Dijo entonces el visitante: Déjame que escriba en el letrero que cuelga de tu cuello. Horas más tarde, volvió el visitante. El mendigo estaba sorprendido, pues había recibido una cantidad enorme de dinero.

- ¿Qué es lo que escribió en el letrero? –preguntó.

- Tan solo escribí: Hoy es un hermoso día de primavera, el sol brilla y yo soy ciego.

SOBRE EL OBJETO DEL AMOR 
Sartre escribió: “la libertad del hombre consiste en escoger la propia esclavitud”. Leemos esto y pensamos: “bueno, parece que tiene razón”.

“Trabajo ocho horas al día y, si consigo un ascenso, empezaré a trabajar doce. 
Me casé y dejé de tener tiempo para mí mismo. Busqué a Dios y me veo obligado a ir a cultos, misas y ceremonias religiosas. Todo lo que es importante en esta vida –amor, trabajo, fe– acaba transformándose en una carga demasiado pesada”.

Solo existe una manera de escapar de todo eso: a través del Amor. Amar lo que hacemos y transformar la esclavitud en libertado.

Si no conseguimos amar, lo mejor es dejarlo todo ahora. Jesús dijo: “si tu ojo izquierdo te escandaliza, sácatelo. Es mejor estar ciego de un ojo, que provocar que todo tu cuerpo perezca en las tinieblas”.

La frase es dura. Pero es eso mismo.

DÓNDE SE VIVE MEJOR 
El rey llamó a un santo que vagaba por su país y le preguntó quién era Dios.

-Dios es perdón, y debemos intentar imitarlo –respondió el santo.

Encantado, y dispuesto a mejorar su comprensión del mundo espiritual, el rey le pidió al santo que fuese a vivir a su castillo, para que lo ayudara a imitar al Señor.

-Se lo agradezco –dijo el santo–. Pero si Su Majestad me encuentra besando a su hija, ¿qué es lo que hará?

-¡No se atreva a repetir tal cosa, o mandaré que mis guardias lo arresten inmediatamente!– saltó el rey, mostrando toda su furia. –Mientras camino por la naturaleza, vivo en la casa de un Rey (Dios), que todos los días me ve cometiendo pecados, y que, a pesar de eso, continúa dándome su amor. ¿Por qué cambiar este Rey que me perdona por alguien que me arresta por algo que ni siquiera he hecho?

Su Majestad me pidió una definición, la escuchó con los oídos, pero no la dejó llegar hasta su alma. Siga su camino, que yo seguiré el mío.

Texto retirado de: http://www.eluniverso.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin