La mascota del blog

viernes, 19 de noviembre de 2010

FINALIDADES

26- FINALIDADES 
El hombre está sumergido en un ancho océano de pensamientos y se nutre en gran proporción de sustancia mental.

Toda criatura absorbe, sin percibirlo, la influencia ajena de por medio de los recursos imponderables que equilibran su existencia.

De los pensamientos que atrae el alma recoge, bajo la forma de impulsos y estímulos, las fuerzas que sustentan sus actividades en el lugar en el que se coloca.

En el orden material del mundo, el hombre podrá extender muy lejos el radio de sus propias realizaciones, pero sin la energía mental que cimente sus manifestaciones, nada conseguirá efectivamente. 

Sin los rayos vivos y diferenciados de esa fuerza, los valores evolutivos dormirían latentes en todas direcciones. 

La mente, en cualquier plano, emite y recibe, da y recoge, y se renueva constantemente en dirección al alto destino que le cabe alcanzar. 

Estamos asimilando corrientes mentales en forma permanente.
De modo imperceptible "ingerimos pensamientos" a cada instante, y proyectamos en torno de nuestra individualidad, las fuerzas que generamos en nosotros mismos. 

Por eso quien no se capacita para conocimientos más elevados, quien no ejercita lvoluntad para sobreponerse a las circunstancias de orden inferior, padecerá invariablemente la imposición del medio en el que se encuentra. 

Nos afectan las vibraciones de paisajes, personas y cosas que nos rodean.

Si nos dejamos influenciar por impresiones ajenas de enfermedad y amargura, inmediatamente se nos altera el "tonus mental" y nos inclinamos a la franca receptividad de molestias indefinibles. 

Si nos consagramos a la convivencia con personas laboriosas y dinámicas, encontramos valioso apoyo para nuestros propósitos de trabajo y realización.
Principios idénticos rigen las relaciones de unos con otros, espíritus encarnados y espíritus libres de los lazos fisiológicos. 

Conversaciones alimentan conversaciones.
Pensamientos amplían pensamientos.
Permanecemos con quien nos es afín.

Hablamos siempre o siempre actuamos a través del grupo de espíritus al que estamos ligados.

Nuestra inspiración proviene del conjunto de los que sienten como nosotros, así como el curso de agua responde al comando de la vertiente.

Somos obsesos por amigos, errantes o encarnados, y auxiliados por benefactores en cualquier plano de vida, de conformidad con nuestra condición mental.

De ahí la imperiosa necesidad de nuestra constante renovación orientada hacia el bien infinito.

Trabajar incesantemente es un deber.
Servir es elevarse.
Aprender es conquistar nuevos horizontes.
Amar es engrandecerse.
Si trabajamos y servimos, si aprendemos y amamos, nuestra vida íntima se ilumina, se perfecciona, y además entra paulatinamente en contacto con los grandes genios de la inmortalidad gloriosa.

Pintura de: Aleksandra Slowik, tomada del blog art_play

Por el espíritu: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "DERROTERO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin