La mascota del blog

miércoles, 27 de enero de 2010

CARIDAD PARA CON NOSOTROS

No nos olvidemos de que hay también una caridad que debemos hacernos a nosotros mismos, a fin de que la caridad que vayamos a practicar, al frente del mundo no se reduzca a una mera actitud de superficialidad. Caridad que nos eduque en el espíritu del Señor, cuya Doctrina de Luz abrazamos con el pensamiento y con los labios y que, poco a poco, nos cabe abrazar con toda el alma y el corazón.

Para ejercerla es preciso que sepamos:

Perdonar las faltas ajenas sin solicitar disculpas; cooperar en las buenas obras sin aguardar la colaboración de los compañeros; ayudar a los que nos rodean sin esperar que nos retribuyan; dar de lo que tenemos sin cobrar impuesto de gratitud; iluminar el camino que nos es propio, aprendiendo a vencer las sombras que todavía se nos hacen densas alrededor; callar para que los otros hablen; defender a los otros, sin procurar defendernos; humillarnos, sin pedir que los otros se humillen; reconocer nuestras faltas y corregirlas; servir sin recompensa, y aún sin la comprensión que nos remunera con el salario de la confortación; trabajar incesantemente, sin aguardar los aguijones que nos impulsen al desempeño de los deberes que nos competen; sentir en el hermano de experiencia necesidades y dolores iguales a los nuestros, para que la vanidad no nos induzca a la ceguera; considerar la bondad constante del Señor que opera siempre o
mejor, en nuestro beneficio, y cultivar el reconocimiento a Él, a través del sacrificio, en
favor de aquellos que nos rodean.

Perfeccionarnos por dentro es ayudar por fuera con mayor seguridad, salvar significa recuperar con finalidades justas actuando en el trabajo común, ofrecer la mano fuerte al árbol a fin de que crezca, florezca y produzca para bien de todos, salvándose de la inutilidad, también el Señor nos impulsa, transformándonos en instrumentos vivos de su Infinito Amor, allí donde estuviéramos.

Final del libro ATENCIÓN

Pintura de: Suzanne Berry, tomada del blog Suzanne Berry

Por el espíritu de: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "ATENCIÓN".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin