La mascota del blog

lunes, 25 de enero de 2010

Tiburón vivo y necesario

Desde Las Encantadas
Paula Tagle | nalutagle@yahoo.com

Evoca en la memoria de muchos el recuerdo de aquella criatura feroz de la cinta de Steven Spielberg, pero en Galápagos uno descubre otra película.

Existen en la Tierra desde mucho antes que los dinosaurios y han sobrevivido a varias catástrofes de extinción natural; sin embargo, hoy corren peligro. Quien contempla un tiburón en libertad, queda cautivado por su esbeltez y la sencilla belleza de sus movimientos. Obviamente que parte de lo excitante de nadar junto a un tiburón es ese miedillo antiguo, esa producción de adrenalina que el cuerpo segrega, por más que el cerebro le cuente que es más fácil morir de un accidente aéreo que entre las mandíbulas de un escualo. Pero justamente por eso Galápagos atrae a cientos de visitantes de buceo submarino. Ellos vienen no por sumergirse entre pecesitos tipo ‘Nemo’, de apariencia dulce e inofensiva, o por nadar entre corales de múltiples colores. Para eso está el Caribe o el gran arrecife de coral de Australia. Las islas no deben su fama precisamente a aquello, sino más bien a que aquí uno se puede dar el lujo de pasearse entre criaturas imponentes, ancestrales, y sin mayores riesgos.

¿Para qué sirve un tiburón?
Como principales depredadores del océano sirven básicamente para mantener el equilibrio y la dinámica entre las especies marinas. Alguien podría decir que sin tiburones habría más pescado y todos seríamos felices. Sin embargo, ocurre que si se remueve al depredador natural, los peces se multiplican, pero solo hasta cierto punto. Llega un momento en que hay tanto pez que la comida no les alcanza, y a la larga, con la excesiva competencia entre ellos, terminaría disminuyendo su población y diversidad. Además, nos falta tanto por entender del mundo submarino, que quién sabe qué otras catástrofes podrían ocurrir si nos quedáramos sin tiburones.

Una cosa es segura, si arrasamos con los escualos de Galápagos, habrá menos turistas. Entonces, aquel 75% de la población que depende de esta actividad tendrá que ir buscando otra fuente de ingreso. ¿Por qué terminar con el tiburón cuando representa una ventaja para la mayoría de los habitantes de Las Encantadas más que para la minoría? Lastimosamente la pesca ilegal del tiburón es un hecho. Un escualo se captura básicamente por sus aletas, el resto del cuerpo, inerte y mutilado, regresa a las aguas, y no alimenta a nada ni a nadie.

La mayoría de las aletas se exportan al Asia, donde son consideradas material afrodisiaco y símbolo de bienestar económico. En muchos restaurantes del Ecuador también se ofrece sopa de aleta. Cuesta entre 15 y 25 dólares. ¿A qué sabe? Pues, nada menos que a sopa de pescado, a exquisita sopa de bagre, o de lisa, o de cualquier otro pez. ¿Vale la pena entonces, devorar un animal que habita el planeta desde hace millones de años, cuando el sabor que se conserva en los labios es solo gustillo a sopa de pescado? ¿O tal vez existen personas a quienes les complace quedarse con sabor a exterminio en el paladar?

Aquel que ingiere un pedazo de aleta de tiburón se está comiendo, en al menos el 55% de las veces, a un animal que todavía no ha llegado a reproducirse. Los tiburones son lentos en crecer, y únicamente cuando han sobrepasado más de la mitad de su vida, alcanzan la madurez sexual. Al ser asesinados antes de producir crías que los puedan reemplazar, como es el caso de la mayoría de los tiburones capturados en Galápagos, su población disminuye mucho más rápidamente.

Por veinte años se ha pescado ilegalmente el tiburón en el archipiélago, veinte años que, con la lentitud que crecen estas criaturas, nos tomará hasta cien años en recuperar, y eso si terminara hoy mismo la pesca ilegal.

Por fortuna existen quienes creen en el futuro del tiburón, y por tanto, en el futuro de Galápagos.

Un futuro con trabajo digno y seguro. Un futuro gracias al tiburón.

Texto retirado de: La Revista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin