La mascota del blog

miércoles, 13 de octubre de 2010

EVANGELIO E INDIVIDUALIDAD

15- EVANGELIO E INDIVIDUALIDAD
En efecto, las masas seguían de cerca a Cristo; sin embargo no vemos en el Maestro la personificación de un agitador corriente.


En todos los climas políticos, las escuelas religiosas participan de alguna manera en el gobierno, arrimándose a la legalidad humana al establecer reglas espirituales con las que

adquieren poder sobre la multitud.

Jesús, no obstante, no transforma el espíritu colectivo en terreno explotable.

Al proclamar las bienaventuranzas a la turba del monte, no la induce a la violencia para que asalte el granero ajeno. Multiplica, El mismo, el pan que la reconforta y alimenta.

No invita al pueblo a reivindicaciones.
Aconseja el respeto al patrimonio de las autoridades políticas, con la sabia fórmula con la que recomendaba sea dado "al César lo que es del César".

Muchos estudiosos del Cristianismo pretenden encontrar en el divino Maestro la personalidad de un revolucionario, que instiga a sus con temporáneos a la rebelión y la discordia; mientras tanto, en ningún pasaje de su ministerio encontramos testimonio alguno de indisciplina o desánimo ante el orden establecido.

Socorrió y consoló a la turba sufriente; no mostró interés en liberar a la comunidad de las criaturas cuya evolución, aún hoy, demanda luchas amargas e incesantes, sino que ayudó al Hombre a emanciparse.

Al apóstol exclama: "Ven y sígueme".
A la pecadora exhorta: "Ve y no peques más".
Al paralítico dice bondadoso: "Levántate y anda".
A la mujer sirio fenicia dice convincente: "Tu fe te ha curado".

En todas partes lo vemos interesado en elevar el espíritu, buscando erigir el templo de la responsabilidad en cada conciencia y el altar del servicio a los semejantes en cada corazón.

Para demostrar las preocupaciones que lo invadían respecto a la renovación del mundo individual, no se contentó con sentarse en un trono, desde el que los generales y legisladores acostumbran a dictar resoluciones... Descendió El mismo al seno del pueblo y se entendió personalmente con los viejos y los enfermos, con las mujeres y los niños.

Sostuvo prolongadas conversaciones con las criaturas descarnadas y reconocidamente infelices.

Usa la bondad fraterna para con Magdalena, así como emplea la gentileza en el trato con Zaqueo, el rico.

Al reconocer que la tiranía y el dolor deberían permanecer todavía por largo tiempo sobre la Tierra, en el carácter de males necesarios para la rectificación de las inteligencias, el Benefactor Celestial fue, por sobre todo, el orientador de la transformación individual, el único movimiento de liberación del espíritu basado en el esfuerzo propio y la renuncia al propio "yo".

Para eso luchó, amó, sirvió y sufrió hasta la cruz, confirmando con el propio sacrificio su Doctrina de revolución interior, cuando dijo: "Y aquel que desee ser mayor en el Reino de los Cielos, sea en el mundo el servidor de todos".


Pintura de: Diego Dayer, tomada del blog Diego Dayer Pinturas

Por el espíritu: Emmanuel
Texto retirado del: Libro "DERROTERO".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin