La mascota del blog

viernes, 28 de agosto de 2009

La existencia de realidades paralelas

Todos los fenómenos paranormales indican la existencia de realidades más allá de lo que perciben nuestros ojos. Cada vez hay más evidencia que documenta la idea de que lo que vemos y oímos no es lo único que existe.

La última etapa de la vida de Carl Jung, uno de los padres de la psicología actual, estuvo llenas de atrevidas teorías sobre la naturaleza humana, conceptos revolucionariamente místicos frente a lo que la ciencia del siglo XX aceptaba en ese entonces.

De estas teorías, la más significativa es posiblemente el "principio de sincronicidad", según el cual existe un orden universal dentro del cual hay realidades paralelas en la que nuestras vidas también se desenvuelven.

Según esta teoría, las coincidencias son muchas veces señales provenientes de otros planos de realidad que se expresan a través de situaciones que rompen las leyes de las probabilidades.

"Las coincidencias no existen" ha llegado a ser un dicho popular repetido por las abuelitas, pero una cosa muy distinta es que un científico de la talla de Jung haya dicho que cuando estamos pensando en alguien y de pronto esa persona llega puede muy bien ser una señal proveniente de otra dimensión.

En su libro "Sincrodestino", el médico hindú Deepak Chopra va un paso más allá y dice que a menudo lo que percibimos como coincidencias son señales que pueden traer mensajes codificados sobre nuestro destino y deberíamos ponerles atención pues muchas veces son directrices que vienen de un orden superior.

Qué dice la ciencia

La física moderna ha descubierto comportamientos de la materia muy difíciles de explicar para el sentido común.

Paradojas con el espacio y el tiempo que ponen de relieve que estas dos constantes que rigen nuestras vidas no son tan invariables como solemos pensar.

Pero muchos científicos rechazan la idea de que exista nada más fuera de lo que perciben los sentidos.

Sin embargo, se está creando un consenso en la ciencia en el sentido de al menos aceptar que sí hay algo más allá de la materia.

El siguiente paso es empezar a entender este mundo totalmente nuevo por descubrir. Las filosofías orientales tienen complejas teorías sobre la naturaleza de las cosas.

Los seres vivientes son percibidos como entidades totalmente conectadas y entrelazadas al nivel de otros planos de existencia en una sola entidad divina.

El concepto budista de la divinidad se parece más al de una fuente de energía irradiante de amor que se encuentra en el interior de cada individuo, que al de un ser bíblico todopoderoso.

La mayoría de las civilizaciones de la antigüedad aceptaban que todos los seres vivientes estamos de hecho entrelazados por conexiones transpersonales.

En la actualidad la tendencia es a realizar cada vez más experimentos que pongan a prueba todas esas aparentes violaciones de las leyes de la física.

En el área de la exploración de la conciencia, Guy Playfair, autor del libro "Telepatía en los gemelos", cita un experimento realizado frente a cámaras de televisión en 1997 en el que se tomó parejas de hermanos gemelos y luego de separarlos se infringía sensaciones de dolor o susto en uno de ellos y el otro reportaba inmediatamente cambios en su presión sanguínea y ondas cerebrales.

Abrir la mente

Hoy pocas personas siguen creyendo que lo que perciben sus sentidos es lo único que existe. El debate es qué, de entre todo lo que se habla, es cierto y qué es charlatanería.

Es un hecho que muchas personas han tenido experiencias paranormales, pero existe cierta presión social para no darles demasiada importancia.

Los fenómenos paranormales han sido tan explotados comercialmente que hoy sufren de gran descrédito en la sociedad.

Pero si abrimos un poco la mente con no mucha dificultad podemos concluir que los psíquicos, los lectores de tarot, los acupunturistas y los shamanes, cuando son auténticos, son simplemente personas capaces de moverse con cierta destreza en otros planos de existencia.

La clave parece ser despojarse de miedos y empezar a ejercitar la habilidad de desenvolverse en otras esferas, manteniendo una mente crítica lista para desenmascarar los embustes.

Mientras más pronto nos decidamos a cruzar sin prejuicios los puentes que la vida nos tiende hacia conocer otras realidades, más pronto sabremos desenvolvernos en otros planos de existencia y eso nos volverá más sabios y fuertes.

Texto retirado dewww.elcuartoojo.com.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin